Avisar de contenido inadecuado

13/09/2007

Jardín cerrado...

Jardín cerrado, inundación de olores fuente sellada, cristalina y pura; inexpugnable torre, segura de asaltos, goza el alma sus amores; intactas guardas tus hermosas flores; matas la sed, destierras la secura; ostentas majestad, y de esa altura penden trofeos siempre vencedores. El verdor tuyo nunca el lustre pierde, ni se enturbia el candor de tu...

{
}

!Sobre el blog






Para llevar el alma hasta sus estratos más profundos,
hasta la llama última en que se quema
permanentemente,basta empapar los ojos un poco
en el recuerdo
o en la noche sin lámparas o en la soledad
o en el amor
que es como la soledad, el recuerdo o la noche
cuando caen de súbito sobre los párpados

Basta cerrar los ojos
todavía mojados en la luz subterránea
y abrirlos a un espacio de cenizas y lágrimas.

Basta oír a distancia
el rumor olvidado
de una edad sumergida en la sangre,
a cuya ardiente sombra
cuerpos llenos de amor deshabitaron
los sueños que una tarde quedaron para siempre sin nadie.

Para llevar el alma hasta la raíz
de su oscura agonía,
basta tender los brazos como nubes o lámparas
a ese espacio en que alguien
ya no espera
ni una palabra
de ésas que abren de pronto un mundo nuevo.

Leer más sobre este blog en Obolog

13/09/2007

Mi casa

Yo soy como mi casa: Siempre abierta al sol, al viento, al gozo y al amigo, al aguador, al perro y al mendigo y al piadoso dador de mano cierta. Nada dejo cerrado... ni postigo, ni reja, ni rendija, portón, puerta a la verdad que en la alegría invierta, bienvenida de pan, agua y abrigo. Mas, al igual que con la fosa pasa, siempre quedo cerrado a la...

13/09/2007

Tu silencio

Tu silencio es eterno: es una daga mortal que me hiere y no me mata pero me hace sangrar. "¿Hasta cuando," se oye una voz suspirar, "estarás tan lejos? ¿Hasta cuando, estarás sin hablar?" Y después de mucho pensar, sufrir y llorar lentamente, tristemente, entiendo y digo, sólo Dios lo...

13/09/2007

Amar el sufrimiento

¿Por qué, Señor, he de esperar al día en que la pena ahogue mi garganta para sentir la fe con fuerza tanta que llegue a ser feliz en mi agonía? ¿Por qué, Señor, mi fe suele ser fría sin comprender lo grande de tu empeño, sin querer soportar divino leño para no entorpecer la vida mía? Dame, Señor, la fe y en tal cuantía que en la felicidad ame la muerte y que en el sufrimiento...